20 de agosto día mundial de las papitas fritas

20 de agosto día mundial de las papitas fritas

El origen de las papas fritas lo disputan Bélica y Francia, aunque el chef Albert Verdeyen, coautor del libro Carrément Frites, afirma que son belgas y que nacieron en Namur cuando el río Mosa se congeló durante el invierno de 1680.

Como los pobladores acostumbraban a comer pescado al no tener de dónde obtener su alimento por el congelamiento del río tuvieron que freír papas y así fue como nació este complemento alimenticio.

Bélgica ha hecho peticiones a la Unesco para que se respalde a las papas fritas como un ícono oficial del patrimonio cultural belga, pero no han podido respaldar sus afirmaciones por lo que la solicitud no ha prosperado.

Por su parte, Francia afirma que esta preparación nació a finales del siglo XVIII en el Pont-Neuf, el puente más antiguo de París, cuando se vendía en carritos.

Incluso, existe una diferencia en la cocción: los franceses las preparan solo en aceite y los belgas lo realizan en dos etapas: en aceite y con grasa.

El uso de la papa como alimento se establece hace alrededor de 7.000 años, en la región andina de América del Sur, que comprende los actuales países de Perú y Bolivia, donde se cultivaron desde esos tiempos, innumerables variedades. Con el tiempo, su uso se extendió por todo el mundo y se convirtió en un alimento básico en la gran mayoría de los países.

Sin embargo, se desconoce quién fue el inventor de proclamar el 20 de agosto como Día Mundial de las Papas Fritas, pero evidentemente la sociedad lo ha apoyado.

Truco para que queden crujientes

Unas de las maneras para que tus patatas queden crocantes es congelarlas. De hecho, es uno de los trucos más utilizados en la mayoría de los restaurantes por su practicidad.
Ingredientes

4 papas grandes
2 cucharadas de sal (30 g)
½ taza de aceite (125 mL)
1 bolsa plástica o papel envolvente
1 sartén grande

Preparación

Primeramente, lava, pela y corta las papas en tiras.
Luego, introduce las papas en la bolsa plástica o papel envolvente y congela durante, al menos, 1 hora.
Pasado ese tiempo, sácalas del congelador y pon a calentar la sartén con el aceite.
Seguidamente, fríe las papas hasta que estén completamente doradas.
Por último, retira de la sartén, deja que enfríen y añade la sal al gusto. Disfruta de una ricas papas fritas crujientes.

 

 

Imagenes: rpp.pe/upsocl.com

Deja un comentario