El aeropuerto de San Francisco pone fin al plástico

El aeropuerto de San Francisco pone fin al plástico

El recinto aeroportuario prohíbe la venta de agua embotellada

El Aeropuerto Internacional de San Francisco ha decidido prohibir la venta de botellas de plástico de un solo uso. La nueva regla impedirá que los restaurantes, cafeterías y las máquinas expendedoras vendan el agua embotellada.

Para tal fin, el aeropuerto ha instalado más de 100 estaciones de agua potable gratuita que incluyen bebederos y filtros para rellenar cualquier botella.

A esta iniciativa se le une la prohibición en la ciudad de venta botellas de agua de menos de medio litro en lugares públicos, como conciertos y ferias, así como de pajitas de plástico.

Dicha misión es parte de un plan que tiene la ciudad de San Francisco para reducir las emisiones de dióxido de carbono (CO2), el uso de energía y los desechos plásticos para el 2021.

Por ahora, esta medida no afectará a las botellas de agua de más de un litro ni a los refrescos o zumos en botellas de plástico, pues el cambio se realizará de forma paulatina y controlada.

Las botellas de plástico son el tercer artículo más recolectado en las playas del mundo tras las bolsas del mismo material.

Vivimos en un planeta contradictorio. Según la Organización de las Naciones Unidas (ONU), hay 2.200 millones de personas que aún no tienen acceso a agua potable, por lo que el agua embotellada es la única opción segura para el consumo.

Pero las soluciones que ofrecen empresas con presencia global también son grandes. Para el 2025, Nestlé Waters se ha comprometido a aumentar al 35 por ciento el material reciclado en sus botellas a nivel mundial y al 50 por ciento en Estados Unidos. También Coca-Cola ha prometido aumentar el material reciclado en botellas de plástico en un 50 por ciento para el 2030.

Hemos crecido en una sociedad que cree que no tener agua embotellada a mano es una irregularidad. Es momento de preferir botellas reutilizables y llevarlas con nosotros donde quiera que vayamos. El aeropuerto de San Francisco nos pone a prueba y nos demuestra que también podemos ser viajeros sostenibles.

Fuente: The Goumet Journal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *